Obtener resultados en internet es el objetivo de toda campaña, de toda empresa y de todo proyecto, y calcular los resultados en internet es una tarea, en principio, bastante sencilla… ¿o quizás no?…

¿Has oído hablar del retorno de la inversión de la eficacia de una campaña, de las analíticas y la optimización de las campañas?

Todas esas indicaciones, datos y estadísticas nos sirven, a los que nos dedicamos al marketing digital, para valorar el rendimiento de nuestras acciones en internet y son un factor decisivo para tomar decisiones en cualquier plan de marketing digital, ¡sin ellos estaríamos perdidos!

El foco para conocer los resultados en internet se ha interpretado siempre como una fórmula del antiguo tablero del juego, es decir, del mundo offline; nos enfocamos en el ROI (Retorno objetivo de la inversion).

Esto quiere decir que, invierto X para realizar ciertas acciones de marketing digital y espero generar >X, o al menos recuperar X.

Una visión muy del mundo offline de la publicidad que en algún momento si se cumplió también generando resultados en internet. Hace unos años podíamos llegar a optimizar ciertas campañas de publicidad y cuadrarlas de manera que si se invertían 100€ con ciertas tareas de marketing digital sabíamos que recuperaríamos 100€ o que esas acciones producirían 1000€.

Y esa capacidad de predecir el futuro era muy interesante. ¿Sucede que ahora ya no es predecible?… ¡NO! Sigue siendo predecible y totalmente optimizable, pero los resultados en internet han cambiado básicamente en dos factores importantísimos:

1- El coste para obtener resultados en internet es mayor.

2- El ROI directo no puede ser el único medidor de resultados en internet.

Vemos estos dos factores determinante para entender como ha cambiado la capacidad de generar y de medir los resultados en internet:

 

1- El Coste para obtener resultados en internet es mayor.

 

Muy probablemente, habrás oído hablar de los algoritmos… los dichosos algoritmos, de Google, de Facebook,… y ellos son la causa de que las cosas vayan mejor para unas cosas y peor para otras.

El algoritmo de un plataforma como Google (y cualquier otro buscador) responde a unos criterios internos del buscador que deciden qué debe mostrarse, a quién debe mostrárselo y cuándo lo va a mostrar (entre otras variantes).

Así, preparamos campañas de publicidad a conciencia, esperando acertar con las características que ese buscador prefiere a la hora de mostrar tu anuncio. Y si, digo acertar, porque lo que sucede con el algoritmo es que el manda sobre qué prefiere mostrar, pero el problema es que nosotros no sabemos qué es lo que lo va a contentar.

¡Y no solo eso! Sino que, además ese algoritmo, que marca las preferencias del buscador, cambia periódicamente,… ¡y sin aviso alguno!

Así que, cuando conseguimos ajustarnos a lo que el algoritmo prefiere y nos puede beneficiar a la hora de optimizar el precio de nuestras campañas, de golpe el algoritmo cambia y tenemos que volver a testar y replantear la campaña para no perder dinero.

Pero no solo hablamos de la dificultad de optimizar esas campañas, sino que además ese algoritmo está «pensadisísimo» para que tu «Click en el enlace«, o tu «Generación de leads«, o tus «Visitas a la web«, tiendan siempre a un precio concreto. Y si, eso quiere decir que el precio está decidido de antemano por el algoritmo. Jugar para averiguar cómo optimizar al máximo el precio de las campañas a pesar del algoritmo es nuestro trabajo.

Recuerdo que hace 4 o 5 años podía conseguir 300 contactos con menos de 100€, y si me adentraba en según que mercados aún mejoraba ese resultado, pero hace unos 3 años la cosa ya estaba muy distinta. El resultado en internet para conseguir leads a través de Facebook ya estaba fácilmente en 1,5€ por 1 lead.

Hay muchos factores por los cuales esos cambios se fueron dando, pero en estos momentos, dependiendo de qué mercados trabajemos, podemos estar generando leads a 4€, 6€ o mucho más. ¡Y es normal!… Y seguirá subiendo. Sin duda.

Pero eso no es problema, simplemente empezamos a ser conscientes, a base de experiencias, de la gran importancia y el gran valor que tiene un lead, un contacto en nuestra lista.

Muchos de nuestros alumnos de #formacionsyo no acababan de entender una de las máximas que yo solía repetir una y otra vez:

Es más importante conseguir un email que conseguir una venta.

Y ahora, viendo la evolución de los precios de un lead en buscadores y redes sociales, cada vez es más evidente.

Eso sí, lo más importante es que el empresario entienda el Gran Poder que te otorga tener un email real, verificado y autorizado en una lista de su autorespondedor.

Si tienes un lead en tu lista, tienes el control y la posibilidad de generar ventas a través del email marketing.

 

2- El ROI directo no puede ser el único medidor de resultados en internet.

 

¿Es el retorno de la inversión la única razón para hacer publicidad online?

¿Sus resultados en internet solo se miden en el dinero que me ha hecho producir en este mes o en esta campaña?

Si pensamos así, seguramente solo veremos una parte de los resultados en internet; los resultados económicos DIRECTOS.

Pero en el marketing online, como comentaba unas líneas más arriba, no todo se puede medir por el resultado final. ¿Recuerdas la última frase que señalé en este post?

Pues ahora añadiría una nueva frase igualmente cierta:

Es más importante la imagen corporativa y el branding que deja huella en el futuro cliente que conseguir el cliente.

¿Acaso podemos limitar el efecto de una campaña de publicidad en redes sociales al retorno directo de la inversión realizada?

¿Y si el cliente potencial hace su «Click de compra» de aquí a 6 meses, aunque lo haya decidido hoy? ¿Contará como ROI de la campaña actual?

Está claro que no podemos valorar los resultados de una campaña publicitaria a la antigua usanza, sino entendiendo la «Ola» que se genera con diversas y variadas itervenciones del plan de marketing, unas con métodos de pago y muchísimas otras orgánicas.

Las tareas orgánicas no reciben el reconocimiento que se merecen porque, bueno, son orgánicas, no tiran de un presupuesto, solo podemos medir el engagement y deducir algunas conclusiones a base de estadísticas,… sin embargo, son la base de todos los resultados en internet.

Sin un buen plan de marketing digital orgánico, contando con publicaciones en blog, posicionamiento SEO, publicaciones en redes sociales, community management, email marketing, … las campañas de publicidad NUNCA tendrán la misma efectividad.

Internet no es un campo donde reine el impulso; más bien reina la desconfianza, la capacidad de comparar, el «ya me lo miraré».

Por ello necesitamos de muchos factores que hacen subir la ola, crear el branding que hace que los futuros clientes vean quién eres, qué haces y cómo lo haces, generando la confianza necesaria para que todas las demás piezas del plan de marketing funcionen y, al fin, a fuerza de constancia, coherencia y una bena dosis de marketing de atracción, consigamos los resultados en internet que está buscando.

 

Resultados en internet Exprés

 

No voy a decir que no se puedan obtener resultados rápidos  de una campaña, ni mucho menos. Eso sí, no serán los mismos, ni tendrán el mismo coste, ni el mismo impacto, ni la misma eficacia, que si hay un buen trabajo de marca detrás del proyecto.

¿Quieres resultados en internet? -Bien,solo hay una clave: haz lo que hay que hacer.

 

 

¿Quieres que lo hagamos nosotros? Contáctanos en https://syonetwork.com/syomarketing/

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Shares
Share This